viernes, 9 de enero de 2009

Luis Cueto

Imagino


Imagina

Tú que no tienes forma

Que puedo ordenarte suavemente

Levantarte con mis manos

Y no tengo manos


Imagina

Tú que eres una sombra

Que puedo dibujar tu silueta en cualquier pared

En cualquier vereda

En cualquier ráfaga de aire

Y no tengo ojos


Imagina

Tú que no dejas rastros

Que puedo sentirte como al sol después

De cinco inviernos dolorosos

Y he muerto de frío


Imaginen todos

Que pueden hacerlo

[Y ella está parada de una pieza en sal

Y ella está mirando crispada un espejo]

Que todo cae al fondo de la tierra como exhumando una

Madre brutal que consuele del respirar de su perfume

Del internarse en sus entrañas


Imagino yo un día

Imagina tú otro

Los demás un mar de días

En tormentas

En calmas crípticas

Días que se hunden tras otros

Que revientan salinos y espumosos

Por los que navego

Sin poder naufragar en tu día

Sin sentir tus gaviotas

Ni la brisa carmesí de tus horas


Imagino mi día con tres mástiles

Aparejos cansados

Velas silentes

Imagino calendáricos océanos

Puertos sin fin

Marinos insolados

Islas suaves

Galeones por doquier

Carracas y galeras


Imagino debe haber otro mundo

En donde atracar


Imagino debe haber

Otro tiempo

Otro lugar

Otra vida

Otra tú.


1 comentario:

Mariana Alvez Guerra dijo...

Que interesante tu poema, me gusta mucho como escribes, nos vemos pronto, un saludo.

http://sietesirenasvasaquererpecar.blogspot.com/